El TSG Hoffenheim recibió al Bayer Leverkusen en la penúltima jornada del campeonato alemán con la esperanza de que un milagro ocurriera en el PreZero Arena. Con el objetivo de la Conference todavía vivo, el 1889 se enfrentó a los Werkself, que venían de una buena fecha tras su victoria ante el Eintracht

RUTTER BRILLA EN LA LOCURA

Mucha intensidad por parte de ambos conjuntos a lo largo del primer cuarto de hora de partido. El TSG fue incisivo de cara a la portería contraría pero Hradecky se mantuvo serio bajo los balos, y por el otro lado, el Bayer se mostró agresivo en cada duelo en el que el balón estaba dividido a sabiendas de lo que supondría no obtener un resultado victorioso en este choque. Cabe destacar la gran presencia de aficionados visitantes en las gradas del PreZero Arena en el que ocupaban el graderío sur.

Como veníamos advirtiendo, el TSG fue mejor en el primer tramo del partido y se adelantó en un error de Hincapié en la salida de balón, Baumgartner se introdujo en el corazón del área y se la puso a Georginio Rutter para que abriera el marcador en el minuto 22 y anotando su octavo gol de la temporada. Tras el golpe, el Leverkusen se repuso y empató el choque a la media hora en uno de sus primeros acercamientos sobre el arco de Baumann. En una jugada rápida en la que Hincapié partió desde atrás, abrió a Diaby y éste centró sobre Schick para igualar el partido con su gol 23 del campeonato.

Se volvería a mover el marcador en el PreZero con el 2-1 para los locales. Kaderabek colgó un balón muy cerrado al área, tanto Hradecky como Kossounou se confiaron y apareció como un tren de mercancías Baumgartner para remachar en boca de gol en el minuto 37. Partido muy eléctrico en su primera mitad a partir del 1-0 de equipo de Hoeness, que avivó a las Aspirinas hasta el punto de ver 2 goles en apenas 3 minutos, así nos fuimos al descanso.

CAOS Y GOLES CON FACTURA CHECA

El Bayer Leverkusen dispuso de la primera gran ocasión de empatar al minuto de volver de vestuarios con un disparo mordido de Aránguiz que rozó el poste de Hoffenheim. Lejos de amedrentarse por este comienzo, el TSG estuvo cerca de marcar el tercero en una buena jugada de Stiller que remató Kramaric de cabeza y salvó el arquero con una bonita palomita. Andrich respondió en la siguiente jugada con un disparo potente sorprendiendo al meta local que no despejó de primeras.

El partido continuó con un ritmo alto y Bebou, que había entrado por un lesionado Rutter, estuvo cerca de matar el encuentro con un remate acrobático que sacó Hradecky a duras penas. Dos minutos después, fue Diaby quien estuvo cerca de empatar con un disparo demasiado cruzado al que no llegaron ni Schick ni Alario. Después de tantos avisos, el Leverkusen puso el empate a dos en una jugada de combinación entre Alario, Schick y Diaby que terminó el galo batiendo a Baumann con un remate cruzado.

Justo cuando parecía que los Werkself caerían en su visita al campo del TSG, renacieron de sus cenizas con otro gol en el 76′ obra del hombre de confianza, Patrik Schick se zapó de la marca de dos defensores, regateó al portero y colocó el 2-3 en el marcador celebrando por todo lo alto su diana nº de la temporada. La locura no terminó ahí ya que Stiller estrelló un balón en el poste con todo a favor en un mano a mano ante Hradecky y su posterior rechace fue desperdiciado por Kramaric a puerta vacía.

Para mayor tranquilidad, el Leverkusen confirmó la remontada con el cuarto gol ante un Hoffenheim volcado que dejaba muchos espacios atrás, Palacios se hizo con un balón en la frontal y asistió a Alario para que marcara un tanto que supo a Champions y a tercer puesto. El equipo de la Aspirina se sobrepuso a los goles de Rutter y Baumgartner con un vendaval en la segunda parte en la que Schick y Diaby volvieron a hacer de las suyas en medio de la locura.

El Hoffenheim dice definitivamente adiós a sus opciones de Europa para la próxima temporada aunque se jugará el octavo puesto en la última jornada contra el Borussia M’Gladbach. Por otro lado, los tres puntos y la derrota del Freiburg confirman la tercera plaza del Bayer Leverkusen de Gerardo Seoane y su clasificación para la próxima edición de la UEFA Champions League, los de la Selva Negra serán sus últimos rivales del campeonato en un encuentro en el que los Werkself ya no se juegan nada

FICHA TÉCNICA

1889 Hoffenheim (4-3-3)

Baumann – Kaderabek, Posch, Vogt, Raum – Baumgartner (Rudy 70′), Samassekou, Stiller – Rutter (Bebou 55′), Dabbur (Skov 70′), Kramaric

Entrenador: Sebastian Hoeness

Bayer Leverkusen (4-2-3-1)

Hradecky – Kossounou, Tah, Tapsoba, Hincapié (Bakker 46′) – Aránguiz, Andrich (Palacios 64′) – Diaby, Azmoun (Alario 64′), Paulinho (Baumgartlinger 85′) – Schick (Sinkgraven 84′)

Entrenador: Gerardo Seoane

GOLES:

⚽ 1-0 Rutter (22′)

⚽ 1-1 Schick (33′)

⚽ 2-1 Baumgartner (35′)

⚽ 2-2 Diaby (74′)

⚽ 2-3 Schick (76′)

⚽ 2-4 Alario (90+1′)

Árbitro: Frank Willenborg. Sanciones: Dabbur (66′)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: