En este artículo, repasaremos los momentos más importantes a nivel futbolístico durante el año 2002, 365 días enmarcados por el jogo bonito de la selección brasileña, un gol histórico y la mala suerte de un club alemán.

Bayer Leverkusen y su triplete de subcampeonatos.

Las aspirinas arrancaban el año 2002 en la cima de la Bundesliga y empatados a puntos con el Borussia Dortmund (39). Los dirigidos por el veterano Klaus Toppmöller, habían realizado una primera mitad de campeonato que les hacía ilusionarse con ganar su primera Bundesliga, un joven y goleador Michael Ballack era el estandarte de una plantilla inexperta pero con nombres prometedores como Lúcio, Zé Roberto y Dimitar Berbatov.

Era la jornada 24 y el Bayer Leverkusen llegaba al duelo directo ante el BVB como escolta a dos puntos de las abejas, tras derrotas ante Bayern München y Schalke, además de un empate ante ST. Pauli, las aspirinas se jugaban sus opciones en el campeonato recibiendo al Dortmund de Matthias Sammer.

El enfrentamiento entre aspirinas y los de Westfalia terminaría con un contundente 4-0 a favor de los de Leverkusen, tras esto «Die Werkself» recuperaría la punta y junto al BVB protagonizaría una lucha constante en las próximas jornadas. Bayer Leverkusen llegaba al final del campeonato con cuatro puntos de ventaja, quedando también cuatro jornadas por disputarse, sin embargo, el desgaste físico y tres partidos consecutivos sin ganar les harían llegar a la última fecha como segundos a un punto del Borussia Dortmund.

Jornada final de la Bundesliga 01/02, Leverkusen recibía al Hertha Berlín y el Dortmund al Werder Bremen, los de Toppmöller debían esperar que las abejas no ganasen y ellos salir victoriosos para coronarse campeones. Hasta el minuto 74 todo era celebración para las aspirinas, pues ganaban cómodamente al Hertha y el BVB empataba ante el Bremen, no obstante, en ese preciso minuto el brasileño Ewerthon apagaría la fiesta y con su gol le daba no solo la victoria sino también el título al Borussia Dortmund, terminando así, el sueño del Leverkusen por levantar su primera Bundesliga.

Habiendo perdido el campeonato local, las aspirinas ponían todas sus fuerzas de ganar algo en la DFB Pokal y la Champions League, competiciones donde ya estaban clasificados para la gran final. Para mala suerte de los leones, la copa de Alemania también terminaría con un trago amargo y sinónimo de decepción, pues en la final en un partido a puro gol, los rojinegros se verían ampliamente superados por el Schalke 04 que les proporcionaría un 4-2 para coronarse en el estadio olímpico de Berlín.

Para cerrar la temporada, el Bayer Leverkusen se enfrentaría a probablemente el partido más importante de su historia, final de la Champions League, ante el histórico Real Madrid y con la oportunidad de salvar la temporada siendo campeones de Europa.

Hampden Park, Zidane y la novena merengue.

El Real Madrid bajo la dirección de Vicente del Bosque se preparaba para afrontar los cuartos de final de la edición 2001/02 de la UCL. Tras avanzar en las dos fases de grupos sin despeinarse, el equipo del portero César Sánchez, de la defensa conformada por Hierro, Helguera, Salgado y Roberto Carlos, del mediocampo de Guti, Makélélé y Zidane encargado de guiar el veros ataque de Figo y Raúl, estaba listo para verse las caras ante su clásico europeo Bayern München.

En la ida los de del Bosque sufrirían una derrota por 2-1 ante los bávaros gracias a los goles en los 10 minutos finales de Effenberg y Pizarro. Situados en la vuelta, los merengues demostrarían que en el Bernabéu es a otro precio, un segundo tiempo brillante sería coronado con goles de Helguera y Guti para decretar el 3-2 definitivo en el agregado.

Ya en semifinales los blancos se encontrarían ante su clásico rival, el FC Barcelona. El duelo más grande del fútbol español se volvía a dar en una competición europea tras 41 años. Los culés liderados por Rivaldo y Kluivert tenían como propósito volver a una final continental a costas de un Real Madrid que no vivía su mejor estado de forma en el campeonato local.

Con todo esto dicho, el pitido inicial en el Camp Nou daría inicio a un partido muy físico, de alto voltaje y acompañado por un ambiente hostil generado por los aficionados blaugranas. Tras un primer tiempo disputado y terminado en ceros, Zinedine Zidane se sacaría un golazo de vaselina de debajo de la manga para vencer al portero argentino Roberto Bonano y adelantar al club merengue en el marcador. Ya en tiempo de descuento, el Real Madrid aumentaría su ventaja gracias al ingles Steve McManaman, quien con otra vaselina ponía el 0-2 final.

La vuelta en el Bernabéu no pasaría desapercibida, sin embargo, un gol de Raúl antes del descanso terminaría con las esperanzas culés, que a pesar de empatar gracias a un autogol de Helguera, verían como el Real Madrid se clasificaba para una nueva final europea.

El 15 de mayo de 2002, Bayer Leverkusen y Real Madrid se medían en el Hampden Park de Glasgow para conocer al nuevo club reinante en Europa. Con apenas 8 minutos de juego, un listo Roberto Carlos asistía con un lateral y desde casi mitad de cancha a Raúl, quien con una exquisita definición ponía el 0-1. Cinco minutos le bastarían a las aspirinas para poner en tablas el marcador, pues un tiro libre desde la banda izquierda era cabeceado por Lúcio a la red merengue.

Antes de finalizar la primera parte, una arremetida en velocidad de Roberto Carlos terminaba en un centro un poco desprolijo que Zidane transformaría con su pierna izquierda en una obra de arte del fútbol, pues con una volea desde casi la media luna del área, el jugador galo marcaba el que por muchos hasta ahora continúa siendo el mejor gol en la historia de la UEFA Champions League.

En el complemento, un joven Iker Casillas entraba en reemplazo de Sánchez tras una lesión y en un partido que marcaría un antes y un después en la carrera del para ese entonces inexperto guardameta español. El mismo Casillas, se convertiría en héroe repudiando remates muy claros de los jugadores rojinegros para que el Real Madrid se coronara rey de Europa por novena vez en su historia.

Por su parte, Bayer Leverkusen cerraba una temporada de muchos contrastes, pues en unas semanas pasaron de poder ganarlo todo a quedarse sin nada.

Otros campeones en Europa.

En Inglaterra Arsenal cortaba la hegemonía de tres años del Manchester United en la Premier League, en Italia Juventus se hacía con el scudetto, en Francia Lyon ganaba su primer título liguero en lo que sería después una supremacía máxima, por último el Sporting conquistaría la que por muchos años sería su última liga nacional.

Pero sin lugar a duda, la historia más emocionante se viviría en España, en donde tras 31 años el Valencia de Rafa Benítez se coronaba campeón de la liga española tras vencer en la pelea a Deportivo de la Coruña y Real Madrid. Los «ches» serían una aplanadora en el campeonato sacando una media de 2 puntos por partido y logrando una diferencia de 7 puntos respecto al segundo clasificado.

Arranca la Copa del Mundo en suelo asiático.

El mundial de Corea y Japón 2002 sería la decimoséptima edición del torneo y la primera en realizarse tanto en Asia como fuera de Europa y América. El torneo compuesto por 32 selecciones tuvo un puñado de sorpresas, selecciones de un nivel inferior terminarían destacando y muchos favoritos se irían temprano de la competición.

Dentro de los momentos más impactantes a lo largo de los 30 días de competición, estaría la clasificación de Turquía, Corea y Senegal entre los 8 mejores, sorprendiendo a propios y a extraños por su inesperado buen papel. Por su parte, los vigentes campeones (Francia) y los favoritos al título (Argentina), caerían eliminados en primera ronda, siendo más preocupante lo de Francia, pues con un equipo repleto de estrellas solo sumarían un punto y no marcarían ningún gol.

Sin embargo, no todo fue color de rosa en territorio asiático. El mundial de Corea y Japón sería recordado para la posteridad como el de las peores actuaciones arbitrales, pues una serie de decisiones erróneas tomadas a favor de la selección de Corea en partidos cruciales ante Portugal, Italia y España, harían que el mundo del fútbol se volcara a acusar un amaño de partidos por parte de la selección de los «tigres de oriente». Algo que en 2015 se demostraría gracias a una extensa investigación y posterior arresto a mandatarios de la FIFA.

A pesar de tal situación y de la mala asistencia a los estadios en partidos de bajo perfil, el mundial de 2002 quedaría en la memoria de los futboleros gracias a la gran actuación de la selección brasileña, quienes tras salir campeones en el 94 y subcampeones en el 98, buscarían revancha en un torneo que vería su culminación en la final entre brasileños y alemanes.

Brasil alcanza el pentacampeonato.

30 de junio de 2002, Alemania y Brasil se disputaban el título del mundo en Yokohama (Japón), el árbitro del encuentro sería el histórico Pierluigi Collina y el mundo del fútbol sería testigo de una exhibición del «fénomeno» Ronaldo.

Los teutones llegaban a la gran final tras dejar en el camino a Paraguay, Estados Unidos y Corea en una seguidilla de tres partidos terminados en victorias por la mínima. Brasil, por su parte dejaría fuera a Bélgica, Inglaterra y Turquía en su camino hacia Yokohama.

Durante la gran final, Ronaldo y Oliver Kahn se llevarían todas las miradas, el duelo entre el mejor delantero y el mejor portero de aquel mundial sería un deleite para los espectadores. Al final, el «fenómeno» sacaría ventaja vacunando en dos oportunidades al guardameta germano, firmando así una nueva actuación brillante en una cita mundialista y siendo estelar en la selección brasileña que se consagraría pentacampeona del mundo.

En la premiación, a Ronaldo se le otorgaría la bota de oro por sus 8 goles en el torneo, mientras que Kahn sería elegido como balón de oro y mejor jugador de la Copa del Mundo 2002.

Ronaldo se convierte en galáctico y firma su año dorado.

El 1 de Septiembre de 2002, los diario españoles y del mundo explotaban con la noticia del traspaso del goleador del último mundial al Real Madrid. Ronaldo pasaba del Inter de Milán a los vigentes campeones de Europa por una cifra de 45 millones de euros, el «fenómeno» llegaba al Santiago Bernabéu como la nueva estrella y estandarte del club merengue.

Ya en diciembre de ese mismo año, Ronaldo cerraba un 2002 exitoso ganando su tercer y último Balón de Oro de su carrera, el astro brasileño superó en las votaciones con 169 puntos a su compatriota Roberto Carlos (145 puntos) y a Oliver Kahn (110 puntos).

Menciones honorificas:

Debut profesional de Cristiano Ronaldo (14 de Agosto de 2002).

Olimpia campeón Copa Libertadores 2002.

Real Madrid campeón Supercopa de Europa y Copa Intercontinental 2002.

Feyenoord campeón Copa UEFA 2002.

Deportivo de la Coruña campeón Copa del Rey 2001/02.

Artículo realizado por: Daniel Marín Rios.

En Instagram y Twitter @musxcars21.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: