Hace 22 años de la muerte de Peter Dubovsky en Ko Samui, donde falleció tras caer por una cascada en la isla tailandesa

Peter Dubovsky fue de esos grandes jugadores que pasaron por el Real Madrid, pero sin mucho protagonismo, pero que acabó en un equipo donde se vistió de leyenda, en su caso el Real Oviedo.

La leyenda carbayona nació en Bratislava, Checoslovaquia, donde debutó en 1989 con el Slovan Bratislava. Tras este debut, en 1991 (2 años después de debutar con el Bratislava) jugaría con 19 años su primer partido con la absoluta. Tras su debut jugaba 14 partidos en los que metió 6 goles.

Al año siguiente de debutar con su selección, ganaba la liga con el Slovan Bratislava (1992). Pero ahí no terminó su legado, pues en 1993 ganó el premio al mejor jugador eslovaco del año, con tan solo 21 años.

El ser tan joven, y tan buen jugador trae recompensa, pues tras recibir el premio ficharía por el Real Madrid. Con el club blanco conquistaría la Supercopa en 1993 y la liga española en 1995.

Peter Dubovsky con la copa

En 1995 tras ganar la liga con el Madrid ficharía por el Real Oviedo. Aterrizó y rápidamente se convirtió en leyenda. Jugó 120 partidos en Primera, donde marcó 17 goles. El efecto Dubovsky fue tal, que tras su muerte, el Real Oviedo retiró el dorsal 10 del eslovaco en su honor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: