El Arsenal ha recibido en su feudo al Leeds de Jesse March en la jornada 36 correspondiente a la Premier League.

Primera parte

Los de Arteta salieron muy vivos desde el inicio y Meslier y su fútbol se lo recompensó. Triunfo que los instala en la 4º plaza y les pone 4 puntos por encima del Tottenham de Conte. Pinchazo muy duro del Leeds, que pierde a Ayling para lo que resta de liga. Los whites acaban la jornada en puestos de descenso a un punto de la salvación.

Peor no pudo salir al verde el Leeds. Con una presión muy alta y robos, el Arsenal doblegaba a los whites. Un error imperdonable de Meslier ponía la primera piedra. Cinco minutos después, Nketiah hacía el segundo tras una gran jugada individual de Martinelli desde la izquierda. Ayling, el capitán del Leeds, decidía en el 25′ que su equipo iba a perder el encuentro.

Momento crucial para el encuentro que pasó por los pies de Martinelli

Kavanagh lo expulsaba por una falta temeraria sobre Martinelli, un demonio suelto en el Emirates. El carioca dispuso de las más claras para ampliar distancias, pero fue el Leeds, quién en su primer córner del partido, las recortó. El partido entró al principio en un escenario de calma chicha, pero el Arsenal se adueñó de nuevo de los mandos y ya no sufrió.

Cuando uno tiene un objetivo claro y cuenta con hambre, hay muchas más posibilidades de que llegue a su meta marcada. Si encima tus rivales no luchan con el mismo ánimo, la balanza se decanta del lado del primer individuo. Así sucedía desde los primeros compases en el Emirates. Los gunners querían jugar bien delante de su gente. Meslier era su primer aliado a los cinco minutos. El arquero francés se dormía y Nketiah veía premiada su presión con una nueva diana en su haber.

Nketiah fue un dolor de cabeza para los jugadores del Leeds

Acciones de tiralíneas y jugadas eléctricas de los locales ya barruntaban lo que se venía. Martinelli, que es el primer soldado entregado a la causa londinense, se inventaba de la nada en el 10′ una jugada desde la izquierda y regalaba el 2-0 a Nketiah. El Leeds se agarraba al verso libre de Raphinha. Arteta, estadista como pocos, hacía su movimiento. Pegaba a Tomiyasu al carioca a fin de limitar su margen de acción.

El Leeds parecía empeñado en enterrarse en vida. Antes de cumplirse la media hora, Luke Ayling se autoexpulsaba con una entrada absurda cometida sobre Martinelli, un demonio que hacía estragos en Londres. A continuación Jesse March retiraba a Gelhardt por Struijk y ponía una defensa de tres. La posición de Koch entre central y lateral y con Raphinha sin apenas bajar. La banda derecha era un cuadro y con el paso de los minutos, el Arsenal no mostraba piedad en explotar ese lado débil.

Sin acelerar demasiado el ritmo, los gunners gozaban de tres oportunidades clarísimas para seguir haciendo sangre. Especialmente una falta lateral de Odegaard que tras atajada de Meslier, Llorente tenía que sacarla bajo la línea en segunda instancia. Sin probar ni una sola vez el disparo en la primera parte, los whites se limpiaban las heridas con posesiones estériles pero que a su vez se alargaban con frecuencia.

Visto para sentencia

Desde el comienzo del segundo apartado, los locales comenzaban a gustarse mucho más con balón. Todo un recital de combinaciones y controles orientados que hacían las maravillas del respetable. También incrementaba su posesión. Transcurridos los primeros diez minutos, dominaba en este registro por 79 a 21.

Mientras tanto, Martinelli se sentía muy cómodo en su rol de diablillo. El brasileño seguía mostrando la misma hambre de inicio del encuentro y acumulaba las opciones más claras de anotar. Sin embargo, los de March marcaban en su primer córner y disparo de la contienda. Junior la peinaba y Llorente la empujaba para hacer soñar a su equipo con la remontada.

Tras el 2-1, la relajación de los efectivos gunners no desaparecía si bien los ataques de su rival eran inofensivos. Era como si alguien quisiera cortar un trozo de carne con un cuchillo romo. Los pocos intentos de los visitantes acababan de forma infructuosa. A pesar del escenario de calma tensa, el Arsenal manejaba los con tiempos a la perfección. No renunciaba al ataque y le privaba la posibilidad de transición con un inconmensurable Elneny.

Algo de zozobra se añadía a la escena con el segundo córner a favor del Leeds. No obstante, los gunners lo defendían bien. No tanto en un segundo balón parado. Rodrigo remataba delante de Ramsdale demasiado forzado. Así se acababan los tres minutos de descuento. El Arsenal toca con los dedos la Champions.

Ficha Técnica

Arsenal: Ramsdale – Tomiyasu, Holding, Gabriel, Cedric Soares – Odegaard, Elneny, Xhaka – Saka, Eddy Nketiah, Martinelli

Leeds: Meslier – Alyling , Diego Llorente, Koch, Junior Firpo – Klich, Kalvin Philips – Raphinha, Harrison, Daniel James – Joe Gelhardt

Chris Kavanagh amonestó a Gabriel (min.16), Raphinha (min.27), Klich (min.34), Tomiyasu (min.64) y expulsó por roja directa a Luke Ayling (min.25)

Goles:

1-0 (5′ Nketiah)

2-0 (10′ Nketiah)

2-1 (66′ Llorente)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: