Se cumplen 20 años de aquella mítica final entre Real Madrid y Bayer Leverkusen en Glasgow. Hoy repasamos que fue de los jugadores que disputaron aquella final de Liga de Campeones y que fueron subcampeones de todo, Bundesliga, Pokal y Champions

HANS-JÖRG BUTT (PORTERO)

El arquero de los Aspirinas era un excelente portero y todo un especialista a balón parado debido a su buen golpeo del esférico. Tras la final de Champions, permaneció hasta 2007 en la disciplina Aspirina, después tuvo una aventura en la Liga NOS en el SL Benfica. Tras una temporada en Portugal, regresó a Alemania para terminar su carrera en el Bayern München donde ganó Bundesliga, Copa y Supercopa de Alemania siendo titular gracias a la confianza Louis Van Gaal.

ZOLTAN SEBESCEN (LATERAL DERECHO)

Sebescen ocupó el carril derecho de la zaga rojinegra en aquella final de 2002. Su carrera duró dos años más ya que sufrió la picadura de una garrapata que le trasmitió la enfermedad de Lyme que agravó sus problemas de rodilla. Tras años de rehabilitación, el húngaro es entrenador de las categorías inferiores del Sttugarten Kickers, disciplina que le vio sus primeros pasos en el mundo del fútbol.

BORIS ZIVKOVIC (CENTRAL DERECHO)

El central de nacionalidad croata vivió sus mejores años en el Bayer Leverkusen donde portó sus colores durante seis temporadas. Portsmouth, Stuttgart y Köln fueron sus siguiente equipo en periodos cortos de tiempo ya que puso fin a su carrera en su Croacia natal portando la casaca del Hadjuk Split hasta 2009. A destacar su presencia en la Eurocopa de 2004 y 2008 siendo capitán en la primera de las ediciones mencionadas

LÚCIO (CENTRAL IZQUIERDO)

El defensa como mejores palmarés de aquella final. En 2004 cambió el Leverkusen por el Bayern donde conquistó 3 Bundesligas, tres Pokals y dos Copas de la Liga. Formó parte del histórico Inter de Milán entrenado por José Mourinho que ganó el Triplete. La Juventus vio sus últimos pasos en el fútbol europeo ya que volvió a Brasil para jugar en Palmeiras en 2012 con motivo del centenario. Probó suerte en el fútbol hindú y finalizó su carrera en Brasil vistiendo los colores del Brasiliense.

DIEGO PLACENTE (LATERAL IZQUIERDO)

El campeón del mundo sub-20 argentino portó los colores de la Aspirina acumulando 153 partidos. En 2005, fue fichado por el Celta de Vigo en una experiencia traumática que finalizó con el jugador enfrentándose al club gallego en los juzgados. En 2007 fue transferido a San Lorenzo donde sólo duró media temporada ya que regresó a Europa para jugar en el Girondins. San Lorenzo, de nuevo, Nacional y Argentinos Juniors fueron sus últimos clubes. Hoy dirige a la Selección Argentina sub-15.

CARSTEN RAMELOW (PIVOTE)

El berlinés es una auténtica leyenda del Bayer Leverkusen donde jugó 437 partidos siendo capitán en varias ocasiones y dejando 33 goles en la retina de la afición de la Factoría. Se retiró en 2008 acosado por sus problemas de rodilla que no le dejaron ni completar su último encuentro con el conjunto regional del Bayer entrenado por Ulf Kirsten. Hoy en día es vicepresidente de la asociación de futbolistas o VDV.

BERN SCHNEIDER (MEDIO DERECHO)

Conocido como el Brasileño Blanco, Schneider era uno de los jugadores más talentosos de aquel Bayer Leverkusen. Técnicamente muy notable, su lugar natural era la banda derecha. Toda una leyenda de la Factoría de la Aspirina, disputó 10 temporadas desde 1999 siendo 2009 una última campaña lastrada por las lesiones. Jugó su último encuentro en la victoria por 5-0 de su equipo sobre el Borussia M’Gladbäch poniendo fin a una carrera que le dio 81 internacionalidades y le cerró las puertas del éxito mundial al caer en la Final de la Copa del Mundo de Corea y Japón.

MICHAEL BALLACK (MEDIAPUNTA)

El jugador con más talento de ese equipo. Ballack fue un hombre de la casa que abandonó tras la final de Glasgow rumbo Munich. Ganó varias Bundesligas con los bávaros, una Premier y tres FA Cup con el Chelsea. Después de su etapa en Londres, regresó al BayArena en 2010 como un hijo pródigo y portó dos temporadas más los colores rojo y negro siendo un modelo a seguir para jóvenes de la época como Bellarabi, Schurrle o Bender. Hoy en día vive alejado de los terrenos de juego aunque se le ve como invitado en programas deportivos de análisis.

THOMAS BRDARIC (MEDIO IZQUIERDO)

Desde la banda izquierda, el germano de ascendencia croata jugo era un jugador polivalente que también podía aportar como delantero centro. Después de Leverkusen, Brdaric jugó en el Hannover 96 y Wolfsburg hasta retirarse en el Eterno Campeón en 2008. Continuó ligado al mundo del fútbol desde los banquillos en las divisiones más amateur del fútbol alemán siendo el Rot Weiss Esfurt su mejor etapa en la Regionaliga. Hasta hace unos meses, entrenaba al Villaznia albano.

YILDIRAY BASTÜRK (DELANTERO)

En aquella final de 2002, el turco jugó por detrás del delantero demostrando sus grandes dotes para el juego entre líneas. Fue uno de los líderes de la maravillosa Turquía que logró la tercera plaza en la Copa del Mundo de 2002 e incluso llegó a quedar noveno en la votación por el Balón de Oro. Jugó en Hertha Berlin y Stuttgart hasta 2010 cuando decidió probar suerte en el fútbol inglés. En el Blackburn Rovers solo permaneció una temporada y tras quedarse libre anunció su retiro en 2011 en medio de una serie de controversias con el Fatih Terim que no lo incluyó en la Convocatoria de la Eurocopa 2008.

OLIVER NEUVILLE (DELANTERO CENTRO)

El germano de ascendencia suiza destacó por su rapidez e inteligencia dentro del área y en aquella final, llegaba en el mejor momento de su carrera tanto a nivel de clubes como de selecciones ya que era fijo en la lista de la Mannscraft. Con el Bayer jugó más de 200 partidos y anotó 57 goles antes de pasar por Borussia M’Gladbach y Arminia Bielefeld. Portó el 10 en la Eurocopa de 2008 en la que la Selección Alemana cae en la final contra España.

DIMITAR BERBATOV (DELANTERO CENTRO)

El búlgaro no salió de inicio ante el Real Madrid pero tuvo un papel destacado en aquella final ya que en dos ocasiones estuvo a punto de empatar el choque contra los blancos. Siendo una leyenda en el Bayer marcó 91 goles en los 202 partidos que disputó con la cruz en el pecho. Después de despuntar en la Bundesliga, fue fichado por el Tottenham donde también dejó huella al marcar en la final de la Copa de la Liga de 2008. Manchester United, Fulham, Monaco, PAOK y Kerala Blasters completan una carrera marcada por los goles para un jugador al que hoy en día se puede ver incluso haciendo sus pinitos en el mundo del cine mafioso, al ser un fan declarado de la Trilogia de El Padrino.

ULF KIRSTEN (DELANTERO)

Probablemente estemos hablando de la mayor leyenda del Bayer Leverkusen que en aquella época ya estaba en la recta final de su carrera. Jugó la friolera de 438 partidos y marcó 238 goles para la Aspirina siendo el máximo artillero del club a día de hoy. Se retiró en 2003 pero siguió ligado al club como segundo entrenador e incluso primer técnico del Bayer Leverkusen II hasta 2012. Actualmente es analista en Sport1 y asesor deportivo en el Wacker Nordhausen de cuarta división alemana.

MARKO BABIC (CENTROCAMPISTA)

Pese a entrar en los últimos minutos a la desesperada, el croata vivió sus mejores años como futbolista en el Bayer Leverkusen donde jugó hasta 2007, mercado en el que fue fichado por el Betis a cambio de 12 millones de euros. En el conjunto verdiblanco no contó mucho y regresó a Alemania rumbo Hertha Berlin donde tampoco encontró su sitio. Real Zaragoza, RK Osijek y LASK fueron sus últimos tres equipo hasta 2013 donde anunció su retirada. Actualmente dirige al ND Ilirija 1911 que juega en la segunda división eslovena.

ZÉ ROBERTO (CENTROCAMPISTA)

El brasileño no pudo disputar aquella final por problemas burocráticos pero fue una de las piezas clave del equipo con el que alcanzó su máximo esplendor que no se vio correspondido con títulos. Junto a Ballack, se uniría al Bayern después de la final de Champions. Gremio, Santos, Hamburgo o Palmeiras también gozaron del futbolista carioca caracterizado por su profesionalidad dentro y fuera del campo llevándole a jugar hasta los 43 años.

KLAUS TOPPMÖLLER (ENTRENADOR)

Pou último pero no menos importante llegamos al dueño del banquillo en aquella final, Klaus Toppmöller que irónicamente no duró mucho más en el Bayer Leverkusen. Después de la salida de sus mejor talentos, el club atravesó una crisis que le sitúo cerca del descenso a lo largo de la temporada 2002/03 siendo el entrenador de Rivenich despedido en febrero de esa misma campaña. El Hamburgo se hizo con sus servicios pero apenas duró unos meses y su última aventura en los banquillos fue la Selección de Georgia que dirigió hasta 2008 cuando anunció su retirada.

Apodado de manera cruel, «Bayer Neverkusen» fue uno de esos equipos que quedó en la retina de muchos aficionados al fútbol a finales de los años 90 y principios de siglo. Su manera de jugar alegre, basada en contribución de jugadores talentosos es algo que hoy en día todavía se recuerda y obliga al propio club de la Aspirina a exigirse temporada tras temporada su clasificación a la UEFA Champions League, competición que siempre les deberá una.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: